Consejos para la conducción de motocicletas

En esta entrada escribo lo que creo que es necesario saber si te compras una moto y quieres seguir vivo.

Lo primero que debes saber es que aunque tengas muchos años de experiencia con el coche, todos esos años no te sirven para casi nada porque aunque tráfico nos diga que la normativa de circulación es casi la misma para las motos, esto no es cierto. Con una moto no se circula como en un coche y la normativa que hay que tener en la cabeza es distinta.

Llevar una moto no tiene nada que ver con llevar un coche porque no se pueden correr tantos riesgos. Lo que sería un golpe de chapa en coche, en moto puede suponer ir al hospital, una tetraplegia o la muerte. Es duro pero es así.

Por contrapartida, llevar una moto es una sensación indescriptible. Llevo ya unos meses con ella y se que me acompañará el resto de mi vida.
Me gusta sentir el aire, el balanceo de las curvas, la desaparición de los atascos y la libertad de movimiento, pero sobre todo hay algo que no se explicar que va más allá de sensaciones y que te hace ir en moto contra el frío, la lluvia y el viento. Si eres motero sabrás de lo que te estoy hablando, si no eres motero te recomiendo que lo pruebes.

Para una conducción segura tenemos que mentalizarnos que para la circulación somos un peatón montado sobre un motor. Por un lado tenemos las mismas vulnerabilidades y ventajas que un peatón ante lluvia, frío, accidentes, aparcamiento ... pero por otro lado tenemos las mismas ventajas que un coche a la hora de circular en cuanto a velocidad, potencia y tiempo.
Decir que tenemos las mismas ventajas y vulnerabilidades no es del todo correcto. Lo correcto sería que tenemos lo anterior amplificado. Todos los problemas que tiene un peatón se amplifican en la moto y todas las ventajas que se tienen por el motor también se amplifican en la moto. Eso hace que llevar una moto sea una sensación muy intensa.

Una vez mentalizados de lo anterior tenemos que meternos en la cabeza una cita muy importante:
"Hay dos clases de moteros: los que se han caido y los que se van a caer"
No voy a hablar de que es lo que hay que hacer en caso de caída ni las protecciones que se deben llevar porque el objetivo aquí es no caerse. Quiero que sigas siendo de los moteros "que se van a caer". ;-)

BRICONSEJOS PARA NO CAERSE
Circular en ciudad
La circulación en ciudad es muy peligrosa debido a que somos muchos y estamos muy apretados. Eso significa que los principales problemas los vamos a tener a baja velocidad y normalmente no tendrá graves consecuencias pero SEGURO que los tedremos.

Seguro que todos estamos acostumbrados a ver a los chavalines con sus motos de 50cc ir a toda velocidad entre los coches y sin frenar. No debemos imitarles nunca. Las dimensiones de sus ciclomotores son bastante mas reducidas que las de una moto y además ellos tienen un buen motivo para hacer eso: su reducida potencia. El problema que tienen los ciclomotoristas es que ven como les cuesta alcanzar una velocidad de 50km/h y cuando la consiguen no la quieren soltar; por ello practican lo que se llama "conducción sin frenos".
Nosotros llevaremos una moto de 125cc y no nos hace falta jugárnosla. ¿vale?

El problema más importante de la ciudad son las marcas viales sobre la calzada. Hay que intentar evitarlas como sea porque la adherencia de los neumáticos se reduce mucho en seco y casi se anula totalmente con agua. Lo normal es que cada vez que pasamos sobre una notemos como la moto se va un poco. En caso de necesitar frenar, la moto no frenará; patinará y nos iremos al suelo.

Otro problema importante son los coches y su manía de intentar adelantar medio segundo cambiandose de carril en un atasco.
Un coche nunca se espera que pueda salir una moto de detrás de el e intentar adelantar así que se cambiará de carril sin mirar demasiado. Si vas entre los coches en medio de un atasco en la Castellana, utiliza esos huecos para meterte un poco en ellos aumentando así la distancia lateral de seguridad.
En cualquier caso recomiendo ir entre los coches sólo cuando están parados esperando a que se ponga verde el semáforo. Ahí es donde está uno de los puntos fuertes de la moto en ciudad.

Buscar aparcamiento es algo de lo que te olvidarás con el tiempo pero también es en lo único que está pensando el coche que tienes delante si circulas por una calle estrecha o en los carriles laterales de una ancha. Cuando encuentre un hueco, el coche clavará los frenos y tu te estamparás contra el si no has mantenido una distancia de seguridad.

Las puertas siempre se abren sin mirar. Si circulas en una calle con coches aparcados en línea intenta ir lo más alejado de ellos.
Ten especial cuidado con los camiones de reparto porque van con prisas y NUNCA miran cuando abren la puerta.

Normativa en rotondas, cruces y cosas así
Hay que tener siempre presente esta cita:
Aquí murió un motorista que tenía preferencia.
Vamos a ponernos en la piel del cochero que sale de su casa con las legañas pegadas a los ojos, se mete en el coche, pone la calefacción o el aire para no despertarse mucho y se despierta en el trabajo sin saber muy bien como ha llegado hasta allí. Todos hemos hecho eso así que deberíamos saber de que estamos hablando.
En ese estado un cochero sólo reaccionará adecuadamente ante estímulos "normales". Nos guste o no hay 1 moto por cada 200 coches así que ver a una moto no es un estímulo "normal" y encontrártela en un cruce es algo extremadamente raro.

Rotondas
La consecuencia de todo esto es que el cochero al entrar en la rotonda no te ve porque eres pequeño y su cerebro espera encontrarse un coche. Estamos hablando de una de las mayores causas de accidentes así que hay que andarse con cuidado.
La normativa de tráfico nos dice que al entrar en una rotonda tenemos un ceda. Bien, pues los moteros tenemos otro ceda pintado con línea discontinua en cada una de las entradas de la rotonda. Si no los respetas puede que acabes estampado en un coche.

Cruces
Igual que en el caso anterior tienes que imaginarte un ceda pintado con raya discontinua en cada una de las entradas de un cruce.

Frenazos
Bien, pongamos por caso que estás en una autopista a 100km/h y el coche de delante con el que mantienes una distancia de 10m clava las ruedas. Lo más probable es que o bien te quedes corto con la frenada por miedo a patinar y te comas el coche de alante o bien te pases en la frenada, te caigas al suelo y compruebes en tu propia piel como de caliente está el tubo de escape de un coche en funcionamiento.
Es cierto que si se frena bien, la moto frena como un coche, pero es realmente difícil igualar la frenada de un coche cuando clava las ruedas. Además, probablemente acabes hecho un sandwich gracias al coche que llevabas detrás y que no le ha dado tiempo a frenar.
Vale ¿y que hago? pues es bien sencillo: no frenar. ¿Cómo hago para no darme con el coche de alante si no freno? también es sencillo: no te pongas detrás de él; circula siempre con el frente libre. Busca siempre una ruta de escape.
Tienes que ser capaz de situarte de tal forma que en caso de frenada puedas pasar por el lado del coche que tienes delante, bien situandote a su derecha o a su izquierda. Me da igual lo que diga tráfico; si el coche que tienes delante va muy pegado a la raya y quieres ir por la derecha, métete en el arcén. Tu vida vale más de 4 puntos.

Curvas
No se como será tu moto pero te garantizo una cosa: es capaz de tumbarse hasta tocar el carenado o las ruideras en el suelo. Es más, seguro que si le quitas el carenado o las ruideras será capaz de tumbarse más todavía.
En una curva la moto es capaz de agarrar y tumbarse mucho más de lo que te imaginas así que en caso de necesidad no dudes en hacerlo.
Si entras muy rápido en una curva y te das cuenta cuando ya la estás tomando, o ves que la curva se cierra al final, suelta el gas y tumba la moto. Recuerda siempre que ella va a poder tomar esa curva; la pregunta es ¿podrás tu guiarla?
Si te das cuenta antes de entrar en la curva de que vas muy rápido haz una frenada que te haga bajar rápidamente esos 20km/h de más, suelta el freno gradualmente pero con rapidez y toma la curva sin tocar el freno.
Si has entrado en la curva demasiado rápido, endereza un poco la moto a costa de irte hacia el exterior de la curva, y toca el freno de atrás para quitarte 10km/h. Cuando lo hayas conseguido estarás muy en el exterior de la curva pero irás más despacio y podrás rectificarla sin problemas.

Calzada deslizante
Da igual lo buen motorista que seas. Si sobre la calzada hay aceite, arena, cemento de una obra cercana, barro, ... tu única alternativa es pegar un frenazo ANTES de llegar a esa zona y entrar en ella con la moto totalmente vertical y con el embrague apretado para que la rueda de atrás no se clave.
Cuando salgas de la zona seguirás manteniéndote vertical durante unos segundos para que las ruedas se limpien y entonces podrás empezar a frenar suavemente y a tomar curvas sin inclinarte mucho.
En caso de que la zona sucia sea de barro o cemento tendrás que pararte a mirar si queda en las ranuras de la rueda. Si no se ha quitado, usa un palo para quitarla.

Consejos para la conducción de motocicletas

En esta entrada escribo lo que creo que es necesario saber si te compras una moto y quieres seguir vivo.

Lo primero que debes saber es que aunque tengas muchos años de experiencia con el coche, todos esos años no te sirven para casi nada porque aunque tráfico nos diga que la normativa de circulación es casi la misma para las motos, esto no es cierto. Con una moto no se circula como en un coche y la normativa que hay que tener en la cabeza es distinta.

Llevar una moto no tiene nada que ver con llevar un coche porque no se pueden correr tantos riesgos. Lo que sería un golpe de chapa en coche, en moto puede suponer ir al hospital, una tetraplegia o la muerte. Es duro pero es así.

Por contrapartida, llevar una moto es una sensación indescriptible. Llevo ya unos meses con ella y se que me acompañará el resto de mi vida.
Me gusta sentir el aire, el balanceo de las curvas, la desaparición de los atascos y la libertad de movimiento, pero sobre todo hay algo que no se explicar que va más allá de sensaciones y que te hace ir en moto contra el frío, la lluvia y el viento. Si eres motero sabrás de lo que te estoy hablando, si no eres motero te recomiendo que lo pruebes.

Para una conducción segura tenemos que mentalizarnos que para la circulación somos un peatón montado sobre un motor. Por un lado tenemos las mismas vulnerabilidades y ventajas que un peatón ante lluvia, frío, accidentes, aparcamiento ... pero por otro lado tenemos las mismas ventajas que un coche a la hora de circular en cuanto a velocidad, potencia y tiempo.
Decir que tenemos las mismas ventajas y vulnerabilidades no es del todo correcto. Lo correcto sería que tenemos lo anterior amplificado. Todos los problemas que tiene un peatón se amplifican en la moto y todas las ventajas que se tienen por el motor también se amplifican en la moto. Eso hace que llevar una moto sea una sensación muy intensa.

Una vez mentalizados de lo anterior tenemos que meternos en la cabeza una cita muy importante:
"Hay dos clases de moteros: los que se han caido y los que se van a caer"
No voy a hablar de que es lo que hay que hacer en caso de caída ni las protecciones que se deben llevar porque el objetivo aquí es no caerse. Quiero que sigas siendo de los moteros "que se van a caer". ;-)

BRICONSEJOS PARA NO CAERSE
Circular en ciudad
La circulación en ciudad es muy peligrosa debido a que somos muchos y estamos muy apretados. Eso significa que los principales problemas los vamos a tener a baja velocidad y normalmente no tendrá graves consecuencias pero SEGURO que los tedremos.

Seguro que todos estamos acostumbrados a ver a los chavalines con sus motos de 50cc ir a toda velocidad entre los coches y sin frenar. No debemos imitarles nunca. Las dimensiones de sus ciclomotores son bastante mas reducidas que las de una moto y además ellos tienen un buen motivo para hacer eso: su reducida potencia. El problema que tienen los ciclomotoristas es que ven como les cuesta alcanzar una velocidad de 50km/h y cuando la consiguen no la quieren soltar; por ello practican lo que se llama "conducción sin frenos".
Nosotros llevaremos una moto de 125cc y no nos hace falta jugárnosla. ¿vale?

El problema más importante de la ciudad son las marcas viales sobre la calzada. Hay que intentar evitarlas como sea porque la adherencia de los neumáticos se reduce mucho en seco y casi se anula totalmente con agua. Lo normal es que cada vez que pasamos sobre una notemos como la moto se va un poco. En caso de necesitar frenar, la moto no frenará; patinará y nos iremos al suelo.

Otro problema importante son los coches y su manía de intentar adelantar medio segundo cambiandose de carril en un atasco.
Un coche nunca se espera que pueda salir una moto de detrás de el e intentar adelantar así que se cambiará de carril sin mirar demasiado. Si vas entre los coches en medio de un atasco en la Castellana, utiliza esos huecos para meterte un poco en ellos aumentando así la distancia lateral de seguridad.
En cualquier caso recomiendo ir entre los coches sólo cuando están parados esperando a que se ponga verde el semáforo. Ahí es donde está uno de los puntos fuertes de la moto en ciudad.

Buscar aparcamiento es algo de lo que te olvidarás con el tiempo pero también es en lo único que está pensando el coche que tienes delante si circulas por una calle estrecha o en los carriles laterales de una ancha. Cuando encuentre un hueco, el coche clavará los frenos y tu te estamparás contra el si no has mantenido una distancia de seguridad.

Las puertas siempre se abren sin mirar. Si circulas en una calle con coches aparcados en línea intenta ir lo más alejado de ellos.
Ten especial cuidado con los camiones de reparto porque van con prisas y NUNCA miran cuando abren la puerta.

Normativa en rotondas, cruces y cosas así
Hay que tener siempre presente esta cita:
Aquí murió un motorista que tenía preferencia.
Vamos a ponernos en la piel del cochero que sale de su casa con las legañas pegadas a los ojos, se mete en el coche, pone la calefacción o el aire para no despertarse mucho y se despierta en el trabajo sin saber muy bien como ha llegado hasta allí. Todos hemos hecho eso así que deberíamos saber de que estamos hablando.
En ese estado un cochero sólo reaccionará adecuadamente ante estímulos "normales". Nos guste o no hay 1 moto por cada 200 coches así que ver a una moto no es un estímulo "normal" y encontrártela en un cruce es algo extremadamente raro.

Rotondas
La consecuencia de todo esto es que el cochero al entrar en la rotonda no te ve porque eres pequeño y su cerebro espera encontrarse un coche. Estamos hablando de una de las mayores causas de accidentes así que hay que andarse con cuidado.
La normativa de tráfico nos dice que al entrar en una rotonda tenemos un ceda. Bien, pues los moteros tenemos otro ceda pintado con línea discontinua en cada una de las entradas de la rotonda. Si no los respetas puede que acabes estampado en un coche.

Cruces
Igual que en el caso anterior tienes que imaginarte un ceda pintado con raya discontinua en cada una de las entradas de un cruce.

Frenazos
Bien, pongamos por caso que estás en una autopista a 100km/h y el coche de delante con el que mantienes una distancia de 10m clava las ruedas. Lo más probable es que o bien te quedes corto con la frenada por miedo a patinar y te comas el coche de alante o bien te pases en la frenada, te caigas al suelo y compruebes en tu propia piel como de caliente está el tubo de escape de un coche en funcionamiento.
Es cierto que si se frena bien, la moto frena como un coche, pero es realmente difícil igualar la frenada de un coche cuando clava las ruedas. Además, probablemente acabes hecho un sandwich gracias al coche que llevabas detrás y que no le ha dado tiempo a frenar.
Vale ¿y que hago? pues es bien sencillo: no frenar. ¿Cómo hago para no darme con el coche de alante si no freno? también es sencillo: no te pongas detrás de él; circula siempre con el frente libre. Busca siempre una ruta de escape.
Tienes que ser capaz de situarte de tal forma que en caso de frenada puedas pasar por el lado del coche que tienes delante, bien situandote a su derecha o a su izquierda. Me da igual lo que diga tráfico; si el coche que tienes delante va muy pegado a la raya y quieres ir por la derecha, métete en el arcén. Tu vida vale más de 4 puntos.

Curvas
No se como será tu moto pero te garantizo una cosa: es capaz de tumbarse hasta tocar el carenado o las ruideras en el suelo. Es más, seguro que si le quitas el carenado o las ruideras será capaz de tumbarse más todavía.
En una curva la moto es capaz de agarrar y tumbarse mucho más de lo que te imaginas así que en caso de necesidad no dudes en hacerlo.
Si entras muy rápido en una curva y te das cuenta cuando ya la estás tomando, o ves que la curva se cierra al final, suelta el gas y tumba la moto. Recuerda siempre que ella va a poder tomar esa curva; la pregunta es ¿podrás tu guiarla?
Si te das cuenta antes de entrar en la curva de que vas muy rápido haz una frenada que te haga bajar rápidamente esos 20km/h de más, suelta el freno gradualmente pero con rapidez y toma la curva sin tocar el freno.
Si has entrado en la curva demasiado rápido, endereza un poco la moto a costa de irte hacia el exterior de la curva, y toca el freno de atrás para quitarte 10km/h. Cuando lo hayas conseguido estarás muy en el exterior de la curva pero irás más despacio y podrás rectificarla sin problemas.

Calzada deslizante
Da igual lo buen motorista que seas. Si sobre la calzada hay aceite, arena, cemento de una obra cercana, barro, ... tu única alternativa es pegar un frenazo ANTES de llegar a esa zona y entrar en ella con la moto totalmente vertical y con el embrague apretado para que la rueda de atrás no se clave.
Cuando salgas de la zona seguirás manteniéndote vertical durante unos segundos para que las ruedas se limpien y entonces podrás empezar a frenar suavemente y a tomar curvas sin inclinarte mucho.
En caso de que la zona sucia sea de barro o cemento tendrás que pararte a mirar si queda en las ranuras de la rueda. Si no se ha quitado, usa un palo para quitarla.